Ortodoncia en Niños

Ortodoncia en Niños

La ortodoncia es un tratamiento que se puede realizar a cualquier edad, tanto en niños como en adultos, siempre y cuando haya dientes en boca.

Tratamiento según la edad:

En sí, la ortodoncia es un tratamiento que se puede realizar a cualquier edad, tanto en niños como en adultos, siempre y cuando haya dientes en boca.

Es aconsejable que la primera revisión en el ortodoncista se realice a los 6 años. Generalmente a estas edades no hace falta tratamiento, pero en ocasiones detectamos problemas de desarrollo de los huesos maxilares, que requieren un tratamiento precoz. Si dichos problemas se prolongasen en el tiempo, el caso se complicaría sustancialmente.

Hasta los 12 – 13 años aproximadamente, que el paciente está en crecimiento, podemos guiar a los huesos hacia una posición correcta. Pasado el pico de crecimiento del paciente, nuestro tratamiento sólo podrá ir enfocado a mover los dientes. Por eso es tan importante hacer una revisión anual al ortodoncista mientras  su hijo está en crecimiento.

La ortodoncia se puede aplicar sobre dientes temporales (dientes de leche), dentición mixta (conviven en la boca los dientes temporales con algunos dientes definitivos),  y en dentición permanente, o dentición definitiva.

Tratamiento según el objetivo:

  • Tratamiento preventivo, que abarca el control de hábitos nocivos que pueden producir una maloclusión (como por ejemplo en un niño chuparse el dedo), mantener el espacio con los llamados mantenedores de espacio (cuando por ejemplo un niño muy pequeño pierde un diente de leche. Se intenta mantener el espacio porque los dientes de al lado tienden a ocupar su posición, con lo que el diente definitivo no podrá salir en el lugar adecuado).
  • Tratamiento interceptivo: se está formando una maloclusión. Se intenta interceptar esa maloclusión para que no empeore. Este tipo de tratamiento se ha de efectuar en edades tempranas con el fin de encarrilar correctamente el crecimiento.
  • Tratamiento correctivo: se realiza cuando la maloclusión está ya presente e incluso puede evolucionar a peor.

Tratamiento según la necesidad terapéutica:

  • Tratamiento ortodóncico convencional: el objetivo fundamental es enderezar los dientes, para que exista un engranaje correcto.
  • Tratamiento ortopédico: Actúa directamente sobre los maxilares, que son los causantes de la maloclusión. Los aparatos se encargan de favorecer o inhibir el crecimiento de éstos.
  • Tratamiento funcional: Intenta reparar la acción alterada de los músculos. Los músculos, tanto los externos de la cara como la lengua, equilibran la posición de los dientes. En un hábito anómalo de deglución, la lengua se interpone entre los incisivos, alterando su posición. Con el tratamiento funcional se consigue reeducar el movimiento lingual que es el que produce la alteración de la posición de los dientes.